TESTIMONIOS

Entrar a la formación de Sexualidad Somática fue un gran salto en mi vida que marcó un antes y un después.

Encontré un lugar seguro en el que dejarme ver y donde poder explorar mis anhelos más profundos así como mis necesidades desde un lugar contenido, cuidado, respetuoso y muy pedagógico.

El trabajo Corporal, Somático y Sexual se ha convertido en la llave principal hacia mi propio autoconocimiento, ayudándome a integrar la naturaleza de lo que somos en totalidad, disolviendo viejos patrones y creencias que limitaban mi desarrollo personal y un fuerte impulso hacia el reconocimiento auténtico de lo que soy, que siento y ¡cómo lo puedo expresar!

Anita

Me ha ayudado a desgenitalizar mi sexualidad y a hacerme consciente de cuantas ideas, tabús y limitaciones aún tenemos hoy en día.

También he podido añadir herramientas para acompañar a  mis clientes en el campo de la sexualidad somática y sobre todo crecer en actitud de presencia y escucha corporal.

Los docentes, Peter, Mario y Asun que me han acompañado, a mí y al grupo, durante esta travesía son excelentes profesionales y lo que valoro más, de una cualidad humana extraordinaria.

Toni

En mi caso, he pasado de vivir de una forma difícil, por no decir traumática, una parte de mi trabajo como masajista y terapeuta, a vivirlo de otra forma mucho más segura y natural, siempre desde la profesionalidad, la conciencia y el respeto mutuo, valores muy presentes durante la formación.

Es una formación muy práctica, interesante y amena que ofrece mucho espacio para la propia expresión y creatividad personal y compartida, lo cual he disfrutado intensamente.

Eva

Inicié el curso de sexualidad somática con una clara intención de dedicarme a ello laboralmente en un futuro cercano. Y lo que me encontré es un cambio radical en mi vida, un antes y un después. Supuso un trabajo personal y emocional brutal, duro y bello. Un viaje hacia mi interior desde la propia piel. Un viaje individual en el que afortunadamente jamás estuve sola, porque me encontré con una gran familia de amigos, compañeros, espejos y tutores con los que siempre tuve la suerte de contar.

Sobre el curso en si, me resultó muy práctico y didáctico. Un curso muy bien elaborado, donde se percibe el amor y dedicación con el que se ha creado.

Vanessa

“Son tantas cosas a destacar de la formación en sexualidad somática. Una que en este momento se me pone en relieve es el minucioso trabajo de conciencia corporal: la atención a la lentitud, a la respiración, llevando la atención al cuerpo, poniendo conciencia paso a paso a lo que siente, a lo que esa sensación provoca en mí. Ello me ha facilitado el irme encarnando. Regresar a mi cuerpo y habitarlo me permite identificar y validar más fácilmente mis necesidades, qué es aquello que me gusta o me facilita, qué es aquello que me dificulta o que no quiero. Desde ahí puedo relacionarme de una forma más clara, atenta y amorosa, con mi sexualidad en contacto y relación conmigo y en contacto y relación con el otro.”

Susana

La sensación después de cada fin de semana es la de una totalidad más profundamente adquirida.

El grupo ofrece un gran apoyo y los facilitadores son excelentes para ayudarnos a salir de nuestras zonas de confort, al tiempo que crean un entorno muy acogedor y seguro.”

Michael

Recibe nuestras actividades y noticias en tu email